Sharon Tate

Sharon Tate fue una de esas personas nacidas para ser el centro del baile, aún sin quererlo. Y ahora tras casi 50 años de su muerte vuelve a estar en el punto de mira. La actriz que nunca llegó a despegar del todo ha sido aún así,  un icono de Hollywood durante décadas. La chica que siempre estuvo de moda es la nueva musa de Quentin Tarantino en su novena y esperada película “Érase una vez en Hollywood.” Los focos apuntan hacia ella convirtiéndola de nuevo en la “it-girl” del 2019.

La de Texas sólo llegó a interpretar seis películas, pero su aspecto fascinaba a los peces gordos de la industria, que estaban dispuestos a apostar por su incipiente talento, que le había valido además una nominación a los Globo de Oro por su papel en  “Valley of the Dolls”. Aún así, no fue por ser la nueva “next-big-thing” de América por lo que la recordamos ahora, ni siquiera por su matrimonio con el director Roman Polanski, que en su momento ocupaba las portadas de todas las revistas sociales. Charles Manson y su sádica secta fueron quienes imprimieron su nombre en los libros de historia, con su brutal y asesinato la noche del 8 de agosto de 1969.  Tate, que estaba embarazada de ocho meses en ese momento, rogó por su vida junto con otras cuatro víctimas: su amigo íntimo Jay Sebring, el amigo de Polanski, Woytek Frykowski, la novia de Frykowski, la heredera del café Abigail Folger, y Steven Parent, un amigo del cuidador de la finca,  en una noche que marcaría un punto final al espíritu hippie que respiraba el aire de California.  Recordamos algunos de los pasos más emblemáticos de esa futura gran estrella de Hollywood que nunca llegó a ser.

MILLION DOLLAR BABY

La ex-pequeña reina de belleza destacó desde que puso pie en Los Ángeles. Cuando Tate conoció al prestigioso productor Martin Ransohoff, la contrató inmediatamente y estaba decidido a convertirla en una estrella. En aquellos tiempos, las estrellas se hacían en Hollywood. Después de firmar, los actores y actrices se someten a un cambio de imagen, se les enseña a caminar y hablar, a cambiar sus nombres, a cambiar sus armarios y a perder peso. Básicamente, se convertirían en estrellas antes de su primera película. En ese momento, esta práctica se estaba desvaneciendo rápidamente debido a la amenaza de la televisión. Todo en la industria del entretenimiento estaba cambiando, pero Ransohoff estaba tan seguro del éxito de Tate que sacó todos sus recursos para lanzarla. Se dice que gastó un millón de dólares en su entrenamiento y preparación antes de su gran oportunidad. Se la conoció como The Million Dollar Baby y fue una de las últimas estrellas en ser de la típica naturaleza de las “estrellas de estudio”.

EXTRAÑAS COINCIDENCIAS 

Su primera película fue Ojo del Diablo. El crédito inicial incluso decía “Presentando a Sharon Tate”, ya que sabían que habían encontrado a la siguiente gran estrella de Hollywood. En la película, Tate interpretaba a una bruja que tenía poderes misteriosos. La trama de la película de terror giraba en torno a  sacrificio sangriento para el diablo , lo que es inquietante cuando se considera cómo Tate encontró su fin. La película no tuvo un gran éxito comercial y tuvo poco efecto en la carrera de Tate, pero desde entonces se ha convertido en un clásico de culto, así como una extraña casualidad.

También fue elegida en el papel de Jennifer North en Valley of the Dolls, que se asemejaba también a su vida considerando los parecidos estridentes que compartía con el personaje: una actriz  que constantemente afirma no tener talento real, pero que todavía se eleva a la cima de Hollywood porque su belleza. El personaje estaba basado en Marilyn Monroe y Carole Landis, que se suicidaron y, por lo tanto, se petrificaron con su aspecto juvenil y bello en cierto sentido. Aunque Tate no se quitó la vida, terminó demasiado pronto y, al igual que las otras dos actrices, es recordada para siempre por su aspecto juvenil.

Sharon Tate Auction

MATRIMONIO POLÉMICO 

En enero de 1968, Sharon Tate se casó con el director Roman Polanski en una boda improvisada y muy poco tradicional (Sharon lucía un mini-vestid) en Londres, al más estilo hippie.  El matrimonio, que interesó desde el principio a los medios, nunca estuvo exento de polémica.

Una de las amigas más cercanas de Tate, Joanna Pettet, dijo su libro sobre Sharon que su marido, Roman Polanski, era también director de su mujer:  “Le decía cómo vestirse; qué maquillaje le gustaba, qué no le gustaba. La prefería sin nada, sin maquillaje. Le obligaba a amoldarse a él, como una muñeca”. Otros han dicho que Polanski forzó a la estrella a situaciones sexuales, incluyendo tríos no deseados.

A lo largo de los años, la naturaleza del matrimonio de Polanski y Tate, que duró 18 meses, se ha convertido en el centro de muchos debates. En 1977, Polanski fue acusado de seis cargos penales por la agresión sexual de Samantha Gailey, de 13 años de edad, y se declaró culpable de mantener relaciones sexuales ilícitas con un menor de edad y, en última instancia, huyó a Europa. Posteriormente ha sido acusado de agresión sexual por otras muchas mujeres y fue expulsado de la Academia de Artes Cinematográficas en 2018. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con esta valoración. “Sharon adoraba a Roman. Estaba locamente enamorada de Roman. Hay mucha gente que ha dicho cosas, pero es pura invención”, dijo Debra, la hermana de Tate, en 2018. “Roman y Sharon eran una verdadera historia de amor, eso es lo que observé.”

Sharon Tate

THE “LOVE NEST” 

Al enterarse de que estaban esperando un hijo, Tate y Polanski buscaron una casa más grande a la que llamar hogar y la encontraron en el número 10050 de Cielo Drive, ubicada en un cañón justo al norte de Beverly Hills. Tenía una sala de estar con altillo, chimeneas de piedra, una piscina y una casa de huéspedes. Rudolph Altobelli era el dueño de la casa histórica casa,  y a menudo lo alquilaba a estrellas como Cary Grant y Henry Fonda. Dicen que Cuando Tate y Polanski comenzaron a alquilarla, Tate se refería a ella constantemente como “casa del amor”y así la bautizó.

INSPIRACIÓN POST MORTEM 

Antes de regresar a los Estados Unidos, Sharon Tate dejó una copia del libro Tess of the d’Urbervilles con Roman Polanski, diciéndole que sería una gran película. La propia Tate expresó su interés en interpretar el papel de Tess. Desafortunadamente, Tate moriría pocos días después de su llegada a los EE.UU y nunca pudo hacer el papel de Tess. Polanski hizo, de hecho, la película, que se estrenó en 1979. La película recibió elogios de la crítica, ganó seis nominaciones a los Premios de la Academia y ganó tres de los premios. El film cuenta con una dedicatoria a Sharon Tate al principio de la película.

Anuncios